RFC Genérico para persona física

  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
  • Categoría de la entrada:México

Dentro del territorio mexicano las empresas, los profesionales o cualquiera que se desempeñe en alguna actividad económica debe poseer un Registro Federal de Contribuyente o RFC. Este documento es esencial pues identifica al contribuyente al momento de declarar ante el Servicio de Administración Tributaria o SAT. 

En este artículo abordaremos todas las preguntas claves sobre el RFC genérico: qué es, para qué sirve, cómo obtenerlo y mucho más. 

¿Qué es el RFC Genérico?

Esta es una clave de identificación del contribuyente que es otorgada por el SAT con el objetivo de ejecutar facturaciones globales. También se genera para aquellos casos en los que se realicen ventas al público y el vendedor o comerciante no posea con un RFC propio.

Este RFC es comúnmente empleado por comercios que llevan a cabo el reporte de las transacciones comerciales con personas que o entes que no desean facturar o no desean dejar sus datos. Ya que el negocio, comercio o particular debe reportar al SAT utilizando este código del RFC genérico para cumplir fiscalmente.

¿Cuál es la utilidad del RFC genérico?

El RFG genérico es un recurso empleado por muchos negocios, emprendedores y particulares que tiene cabida en una amplia variedad de situaciones. Dicho esto, las más comunes son:

  1. Para proceder con una facturación con empresas domiciliadas en el extranjero y, por lo tanto, no cuentan con un RFC único.
  2. Asentar, registrar y reportar ante el SAT aquellas transacciones hechas con clientes que no desean dejar sus datos o que exigen una factura.
  3. Para realizar el reporte de facturación de transacciones comerciales con personas extranjeras que no cuentan con un RFC, pero que estén radicadas en el territorio mexicano.

¿Cuáles son las características del RFC?

El Registro Federal del Contribuyente genérico cuenta con una configuración muy parecida al de un RFC personal o único. En todo caso, cuenta con trece elementos alfanuméricos, pero estos no tienen una relación con los datos de una empresa o persona. Esto se debe a que su configuración ha sido efectuada a partir del uso de algunas letras, en especial la equis “X”, así como los números uno y cero.

De este modo tenemos dos grandes RFC genéricos, uno que es el XAXX010101000 empleado para el registro de ventas nacionales. El otro es XEXX010101000 el cual se usa para registrar transacciones con clientes extranjeros.

Otra de sus características radica en su empleo, pues es una herramienta indispensable en la realización de las llamadas facturas globales. También tienen una amplia cabida en las ventas al público en general.

¿Cuáles son los pasos para obtener un RFC genérico?

En realidad, este es un código de RFC disponible a cualquier persona que lo necesite. Como ya te lo mencionamos, este RFC sirve para el correcto registro de las operaciones comerciales de facturas globales o ventas al público general. 

Los dos códigos de RFC genérico, tanto el nacional como el dedicado a los extranjeros, han sido generados y aprobados por el SAT. Así que está allí para cuando lo requieras y no supone ningún tipo de trámite para obtenerlo.

¿Por qué debo usar un RFC genérico?

La legislación en materia tributaria que se encuentra vigente en el Estado mexicano obliga a todos los contribuyentes a comprobar los procesos fiscales que realicen. Para ello deben ejecutar el Comprobante Fiscal Digital por Internet, también conocido como CFDI.

Independientemente de la nacionalidad del cliente o de sí este desea o no la factura, el comerciante debe emitir su respectivo CFDI ante el SAT. Es por esto que en los casos particulares que ya te hicimos mención previamente recurres al RFC genérico para así poder generar correctamente el CFDI.

¿Qué ocurre si no se usa debidamente el RFC genérico?

El RFC genérico ha sido creado para situaciones particulares, por lo que no debes emplearlo en momentos que no lo ameriten. Esto puede traer consecuencias legales con los entes que se encargan de llevar el control y orden en materia fiscal y tributaria. Por eso te pedimos que utilices el RFC genérico solo si:

  1. El cliente no tenga RFC propio.
  2. El cliente no tiene actividad física en México.
  3. El cliente es una empresa que aún no está de alta en el SAT.
  4. El o los clientes no soliciten facturación o no suministren los datos.
  5. Cuando vayas a realizar una agrupación de facturas por concepto de ventas al público general.

Deja una respuesta